¿Qué pedo de nuevo pandilla? De nuevo soy yo, el chico basura que hace algunos ayeres escribió una reseña toda pitera de uno de mis viajes musicales en la linda CDMX. Esta vez no será diferente, vengo a contarles algo cercano a mi experiencia del evento que Wanting Waves, en colaboración con las grandes maras: STAX, SUPRA y Dickies, hicieron entre las urbes de Queretarock.

Todo comenzó con unas ganas tremendas de echar tormenta de putazos, pero la pobreza no me daba ni para los toquines del Chopo (Y eso que son gratis), para esto, un gran amigo y director de esta página para la que escribo, me ofreció la chamba de tirarle paro en el evento en el que nuestro estelar sería nada más y nada menos que el mismísimo Boom Boom Kid.

Yo con una perra hambre de salir de mi casa un rato y echar un buen cotorreo, acepté venderle mi alma al diablo y emprender el viaje unos días después. Con todo y mi gripe aviar, mi diarrea de los tacos de indios verdes y huevonada por levantarme temprano, alcancé a irme en los transportes donde recogeríamos a las bandas del cartel.

Al llegar a las guaridas secretas de las bandas, fue cuando hablé por primera vez (en este año) con el buen Carlos, voz y líder de BBK, quien fue la persona más amable y agradable con la que conviví un poco en el viaje. La verdad soy plebe y me fui en el otro transporte con los instrumentos, pero se sintió chingón que se presentara y habláramos un poco jajajaja.

Al llegar al recinto el lugar estaba un poco apagado, silencioso y carente de emotividad, puesto que había un evento de skateboarding antes de la tocada; parte del minifestival que habían organizado los Wanting, aquí unos tiros de lo chulo que se puso, muchos premios de parte de G SHOCK, SUPRA, STAX y DICKIES.

 

 

Después de eso llegó la pandilla, gente ruca, gente joven, periodistas, morros, fresas y yo entre todos ellos, ofertando chelas a 25 bolas (Un precio bastante chingón, incitaba a cualquiera a empedarse)

Pa pronto, a lo que iba en este artículo era contarles lo vergas que estuvieron las bandas. Todo comenzó con We Step Out, Porfirio y Propia Actitud, quienes empezaron a golpear fuertemente en nuestros cerebros, quitando todo ese silencio mental del que les había hablado, el evento había comenzado.

La banda ya estaba sedienta de más rock, de explotar en mil pedazos para poder estar en todas partes del recinto, ahí fue cuando Nocaut nos dio pie para realizar dicha acción. No conformes con eso Cardiel (A quienes no había escuchado antes para ser honestos) nos enseñaron que dos personas pueden hacer una tremenda armada violenta de distorsiones y excelentes remates de batería, el corazón se aceleraba al ritmo de los bombos y los dientes rechinaban al unísono con la guitarra. Todo estaba en su lugar, todo era correcto. El público no podía pedir más.

Cuando entró Gula  escena mantuvieron esa calidez explosiva con la que ya estaba el público, algunos ya pedos, otros medio fumados, pero todos estábamos al borde, ese borde que sabríamos que se derramaría. Gula nos enseñó a seguir ese sendero para después dejarlo todo en manos de Boom Boom Kid.

Antes de hablarles de cómo nos fue con BBK les contaré que Carlo, con mucha calma abrió su tiendita de discos, librito y coleccionables de su banda, todo el evento estuvo ahí, tomándose fotos con la gente, autografiando la merca y en calma leyendo un libro. Se puede entender que toda esa calma que tenía era tan solo el ojo de la tormenta que al final desataría cuando subió en escena. Este hombre se transformó en otra persona, en Nekro.

Todo lo que les había comentado se quedó atrás, mientras estábamos en un estado violento-amoroso cargábamos a Nekro con su tabla improvisada de surf. Hubo bastante violencia, gritos y algo de sangre, todos unidos para ver el evento final. Después de un rato de hipnosis musical BBK dejó la vara en lo más alto, más de las ya-buenas expectativas que teníamos del evento.

Al terminar el toquin, nos regresamos todos al hostal, a convivir con las bandas y a embriagarnos hasta desmayarnos, fue una gran aventura y aunque la mayor parte del tiempo me la pasé pedo, puedo decir que fue un grandioso concierto, le agradezco al equipo de Wanting Waves por la invitación a escribirles mi reseña y a las bandas que estuvieron ahí, al público que me dio bastante de qué hablar y a la cerveza que es deliciosa. Esperando que no sea mi última reseña para el WW, me despido por ahora mijos y pásensela chingón

Reseña: El CHUY

Tiros: Eddie Skywalker

 

Facebook Comments