Slayer – World Painted Blood

World Painted Blood es el nombre de la nueva obra de Slayer, lanzada meses después de aquel misil de aviso llamado Psychopathy Red, single de adelanto que ya avisaba del bombardeo y masacre de hoy y que no mintió, pues estas once bombas que trae el plástico han superado mis expectativas y ahora me alegro de que no hayan intentado clonar a Reign In Blood como culminación de lo que parecían dar a entender en su anterior álbum, ya que tenemos ante nosotros la transformación lógica que merecía el cuarteto, después de varios intentos llamados Diabolus In Musica y God Hates Us All, hasta vislumbrar la fórmula correcta en Christ Illusion, mejorada por fin en este álbum. He aquí los Slayer de hoy, un monstruo cuatricéfalo que ha madurado, pero que sigue tan temerario como antiguamente, y en ocasiones hasta más demoledor que en nuestros mejores recuerdos.

Resultado de imagen para slayer world painted blood tour

Para goce del thrasher purista, Hanneman y King nos traen aquí un compendio de riffs aspirante a legendario, trazando con sus instrumentos de asalto ciclones de alambre espino que irrigan con la misma mala sangre, con el mismo hervor metálico e inspiración que en aquellos sus años de gloria tirana. Y si sumamos a ello la apología casi constante que hace Araya a sus métricas de siempre, además del ejército de mazas con el que nos apisona Lombardo, ya hay que ser enfermizamente exigente para pensar que Slayer ya no son los de antes. Exacto, ya no son los de antes, la banda maduro y debemos aceptarlo, aunque este disco no es malo.

Detonando la primera carga tenemos al tema-título, que va creciendo a ritmo marcial hasta que emprende la carrera que esperábamos y queríamos. Y ahí los tenemos, atacando a una de sus velocidades características, dirigiendo Lombardo con su kit, esta “estampida organizada” de raudo verso, donde Araya en su clásico registro de yugular a flor (y con dos pares de… bordones, aludiendo al bajo, claro), secundado a diestra y siniestra por las dos empalizadas de palm mute que dibujan las púas de Jeff y Kerry. Sísmico estribillo a paso lento .

Resultado de imagen para kerry king araya

Pero cuando yo me vuelvo realmente loco es cuando llega Snuff, que sin concesiones empieza directamente con una encarnizada lucha de solos entre Hanneman y King. Muy buen comienzo, pero desde que Tom Araya grita ese ”Action”, ya toca advertir un ‘agáchense y cúbranse’ a todo oyente, para que nos pase por encima un brutal riff que nace a la par de ese grito de guerra. Y no todo se queda ahí, este futuro gran clásico de Slayer que es Snuff (de las mejores rolas del disco) guarda en su tramo final otra joya, esa agresiva melodía que puntea el de la muñequera de clavos, el gran Kerry King, repitiéndola como interludio de cada “Murder is my future/Killing is my future…”. 

Uno de los singles salta a la pura masacre, ” Hate Worldwide”, lucha por distinguirse entre los demás con su riff demoledor, seguido de otros más de misma calaña, robustas trenzas de notas con las que aseguran, rolas brutales.

El siguiente corte entra más pausado que los proyectiles anteriores, pero ganando corpulencia a cada paso por el arte a los pedales del percusionista cubano. “Human Strain” es la canción a la que me refería cuando hablaba de esa sublimación de las entonaciones de Tom Araya. Ello ocurre cumplidos los dos minutos, en un pasaje inesperado, atípico viniendo de los californianos, donde la voz suena como nunca la escuché antes, quizá sea el instante en el que el chileno ha aportado más sentimiento a su interpretación vocal, pero no un sentimiento baladístico ni mucho menos, sino de pura decadencia y malicia.

Resultado de imagen para kerry king araya

Americon es un excelente trabajo, escuchamos las potentes guitarras, aunque es amada por muchos, odiada por otros por no seguir el “camino” del album. Con World Painted Blood retornaron los auténticos Slayer, bestias de escenario que han vuelto para enaltecer con saña esa expresión única que instauraron en su tiempo. Los riffs rompecuellos cabalgan de nuevo, y los solos supersónicos vuelven a deflagrarlo todo.

 

Facebook Comments